sábado, 10 de abril de 2010

Demasiado irreverente...(Marián Raméntol)

De mi cuarto caigo rota, deshilada, cruda.
Con los huesos de los ojos astillados,
y la lástima por los que creen vivir sujeta a la frente
por un alfiler de nube, de reproches fríos y alguna que otra
limosna envuelta en celofán.

Así me encuentra el barro,
recién parida, como un incendio en los labios
que se van quedando póstumos, ateridos
de musgo y raíces, de la memoria, de un mundo
torpe que pretende abrigarlos
con un mar caído sobre el cuerpo,
y las manos remendadas
bajo los párpados de un charco,
líquida, y demasiado irreverente
para perpetuarme.

http://marianramentol.blogspot.com/

2 comentarios:

azpeitia dijo...

¡Ummmm! muy bello lo que has escrito, tiene mucha fuerza y un vigor poético muy especial...enhorabuena, volveré por tu rincón....azpeitia

verso y palabra dijo...

los versos no son míos son de marian raméntol, igualmente gracias por tus palabras

un abrazo