sábado, 5 de junio de 2010

Eros te succiona (Ángeles FernanGómez)

Planeabas en nube de obsesión,
cirro en el que entraste de su mano.

Te agradó que te palpara los sentidos,
que resbalara lento por tu piel de escarcha,
parándose a beber sobre tus curvas.

Y después,
deslizarse más aprisa, más abajo..., más violento.

Detenerse.

Zambullirse
en la piscina de tu área de recreo.

Allí fue donde ganando, perdiste la partida.

Porque te uniste a la catarsis de las equis prolongadas,
del no parar el motor ni en punto muerto.
Te absorbió la compulsión y el monotema.

Mil grados de calor, y permanentes,
son demasiado
para que no se acabe gripando la conciencia,
y tengas que escribir al Ave Fénix.


http://afernangomez.blogspot.com/

2 comentarios:

Javier dijo...

Otra tarde de sábado que deja de ser otra tarde gracias a los poemas que decoran las paredes de tu mundo.

Besos

verso y palabra dijo...

otra tarde en la que tus palabras acarician

un abrazo