domingo, 1 de septiembre de 2013

Palabras (Ana María Arroyo)

No estoy acostumbrada a que me fallen las palabras.
Y ésta última, en particular, se me resiste.
La candidata requiere demasiadas condiciones.

La insolencia,
la fealdad,
el grito descarnado,
la quietud,
el saqueo de conciencias,
o la avaricia de llanto....

No creo que exista, la persigo día y noche.
Pero es tan agresiva como un látigo.

Seguramente habré de escribirla.
Y provocará salpicaduras en los ojos.
Vómito. Flujo. Saliva.
O nada más que sangre corriente, como la del grifo.

Pocos podrán leerla sin odiarme.
Lo siento, la capturaré muy pronto.
Que esta vida me está jodiendo demasiado.

A.A.
(Ana María Arroyo)

0 comentarios: