sábado, 16 de enero de 2016

Vacíos de principios (Ricardo Miñana)

Las palabras caminan mudas
con el alma apagada,
vacía de principios,
acumulando sollozos
en la soledad que se incorpora.
Mientras el silencio se altera,
lo ahoga el desconcierto,
que observa desolado
como los sentimientos rotos,
vuelan perdidos por el viento.
Y resignado por la impotencia,
salta el pulso de la inercia
mientras brota el desapego,
y entre sus murmullos,
¡ni tan siquiera silencio!.
Ahora observo desolado….
las miradas, los besos, la pasión,
¡toda la ternura que estuvo viva!,
que a tu paso me dejaste,
es la única huella de tu amor.
.